Buscar
  • Alta Gerencia

Confianza para ser más auténticos

dialogo virtual entre José María Gasalla (Dir. Ejecutivo AGI Unión Europea - España) y Oscar Malfitano Cayuela (CEO Alta Gerencia Internacional).












José María Gasalla

Director Ejecutivo de Alta Gerencia Internacional Unión Europea - España















Oscar Malfitano Cayuela

CEO Alta Gerencia Internacional







Dialogo virtual entre José María Gasalla (JMG) y Oscar Malfitano Cayuela (OMC) (Dr.Piedrola).


JMG: Avanzando desde la confianza y la vulnerabilidad


Dr. Piedrola: confianza con la esperanza firme que una persona tiene en que algo sea, suceda, o funcione de una forma determinada, o esperanza en que otra persona actúe como deseo; con la seguridad, de emprender una acción difícil y muy comprometida.

Vulnerabilidad por la incapacidad de resistencia cuando se presenta un fenómeno amenazante, como lo es la pandemia; o incapacidad para reponerme después de que ha ocurrido esta catástrofe creada por la propia humanidad


JMG: Confianza de ser más auténticos.


Dr. Piedrola: Pero no decadentes…si resilentes y recursivos


JMG: Confianza de haber aprendido de la pandemia.


OMC: Aprender a ser un nuevo ser para un mejor hacer


JMG: Confianza de sentirnos más fuertes después de haber sido sometidos a presiones de todo tipo, físicas, emocionales, familiares, laborales…


OMC: Confianza, fácil de escribir, volver a soñar, volver a creer, volver a compartir, volver a ser. Fueron muchos los sentimientos encontrados que socavaron la Fe, difícil de creer, difícil de olvidar a todos aquellos que cada uno conoció y no pudo despedir tal como ellos se merecían.


JMG: Confianza de que hayamos aprovechado el tiempo y estemos ahora más preparados para una nueva realidad llena de incógnitas que al mismo tiempo se pueden convertir en oportunidades.


OMC: Vivo intensamente el tiempo, doy gracias a poder estar para seguir cumpliendo con mi propósito de vida, trabajo contigo y con los amigos de Alta Gerencia Internacional para mejorar las interrelaciones personales, organizaciones y ambientales, para contribuir a un desarrollo sostenible y sustentable, es una tarea compleja, que requiere perseverancia e inteligencia para comprender el gen egoísta de la humanidad y aceptar la imperfección de los seres humanos.,


JMG: Y ese sentirnos más fuertes lo podemos hacer desde la conciencia de nuestra vulnerabilidad que por las circunstancias que hemos pasado, seguro que se ha incrementado.


OMC: La pandemia nos ha concientizado acerca del estado actual de la humanidad, ha puesto en evidencia el autoritarismo democrático, la imitación de recetas cavernarias y de la higiene superficial… Obligados a quedarnos en casa, atemorizados y blanquear el dolor con lavandina, mientras otros se lavaban las manos y nadie se hace cargo de todo esto.


JMG: Y de eso va el artículo de este mes. De vulnerabilidad y confianza.

Por el Hemisferio Norte y en especial por Europa entramos en el mes elegido por muchos para tomarse unas vacaciones. Un respiro, un cambio, un moverse, aunque sean pocos Kilómetros. Se necesita romper con las rutinas limitadas a las que nos ha sometido el Covid-19.


OMC: Y en el hemsiferio sur, estamos en el mes elegido para vacacionar esperando la carroza que traiga las vacunas, imitando las acciones que hicieron en el norte, con agua nieve en los ojos y frío en el corazón, a moverse un poco, con temor y sin alegría, con todas las rutinas que nos trajo el convivirus.


JMG: Esperemos, confiemos que lo dejemos pronto atrás


OMC: Deseo lo mismo, pero … estoy aprendiendo en surfear, estoy con el agua al pecho, con dos dosis de vacuna, entrando en la tercer ola con la esperanza de que Dios me deje seguir surfeando. Estoy en Villa Gesell, con dos grados de temperatura, pero para poner una onda expansiva de alegría y para matizar te propongo surfear con Beach Boys

Surfeando en USA BEACH BOYS




JMG: El lenguaje es un instrumento maravilloso que nos permite a los humanos comunicarnos con una gran cantidad de matices y gran exactitud, pero asimismo el lenguaje sufre desgastes, y cambios en base a cómo se vaya utilizando y lo que queramos significar en cada momento. Hoy que quiero hablar de vulnerabilidad me gustaría que no se confundiese con debilidad y sin embargo en ocasiones se utilizan como sinónimos:

1. Y nos han infundido creencias, seguir los malos aspectos clave del ser humano como pueden ser la manifestación de ciertas emociones, la duda, la inseguridad en algunos momentos, tenemos que evitarlos pues van a significar que eres débil y que el otro, el que percibe esas manifestaciones, se va a aprovechar de tu debilidad y sacará provecho de ello o te hará daño. Y así nos educaron a los chicos que ya tenemos bastantes años a nuestras espaldas…”no llores”, “no dudes”, “no demuestres sensibilidad”, “no seas tan compasivo” … En realidad, nos estaban diciendo: “no seas tú mismo”. “Ponte una coraza, que la vida es una guerra que ganaras siendo más duro que los demás”. Eso sí, “en tu intimidad ya puedes ser tú mismo, puedes incluso llorar, que no pasa nada”. Pero, ya se sabe, como todo en la vida si no te entrenas, no es fácil hacerlo. Y de hay nuestra dificultad muchas veces en poder llorar aunque internamente estés sintiendo esa necesidad. Con lo cual, diciéndote que no te conviene mostrarte ante los demás como eres, ¿cómo vamos a aceptarnos a nosotros mismos tal como somos? Y así vamos por la vida. Llenos de vergüenzas, miedos y ocultaciones.

Resultado: No aparecemos ni nos movemos por la vida siendo genuinos, trasparentes. Nos ocultamos no con una máscara sino con una colección de ellas, un portafolios de máscaras. De hecho, ese es el significado de la palabra persona.

Diría que hay al menos 2 premisas que nos impulsa a este hacer:

1.Ya desde niños nos gusta disfrazarnos lo cual nos hace sentir más libres en nuestro proceder. Acordémonos de ese sentimiento en los carnavales.

2. Nos gusta, buscamos, necesitamos que nos quieran y para eso, está claro, aparecemos ante los otros con nuestras mejores galas, aunque sea prestada.


OMC: Mirar hacia afuera o mirar hacia adentro, encontrar nuestro ser, proponer ser como ser, personalidad, identidad, valores, transparencia, compartir, disentir, respetar… soy lo que hago para eso estoy. Mis gestos delatan la existencia de mi máscara transparente, mi disfraz está a la vista, cuando me pongo un traje, estoy disfrazado, alguien me preguntó una vez: ¿Cuándo te vas a quedar quieto? Le contesté: Cuando esté muerto.

Necesito tú afecto, agradezco y valoro mucho tú confianza y amistad, mi cerebro es social, aprende por mímesis y el estar contigo es un aprendizaje continuo del saber y la amistad, compartiendo propósitos personales, visiones globales, misiones regionales y pasiones locales.



JMG: 2. Pero, diríamos que hay 2 niveles respecto a la vulnerabilidad. Por un lado, esta nuestra conciencia de nuestra vulnerabilidad, y por otro, aún más difícil que sería la apertura hacia los demás de nuestra vulnerabilidad.

Y si comenzamos por el primer nivel, está claro que esa aceptación nos acercará más a nuestra realidad como seres humanos. No somos perfectos. Imagínate lo repelentes que seríamos siendo perfectos. El problema a veces es que alguno se lo cree. Y claramente, no hay quien lo aguante. La vulnerabilidad tiene mucho que ver con la condición humana. Todos tenemos alguna debilidad o algo que no nos gustaría tener.

Pero como nos dice David Viscott (1938-1996), psiquiatra estadounidense,

“Aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad”.


OMC: No oculto mi vulnerabilidad, lo esencial NO ES INVISIBLE A LOS OJOS, es sensible.

JMG: Y por otra parte, de cara a los demás, nos gusta taparnos para no sentirnos desnudos mostrando “nuestras vergüenzas”.


OMC: En los diferentes roles de la vida, casi nunca usaba tapabocas, en el marco de conducción laboral, me contenía y muchas veces no contestaba, eso te hace mal, es como comer sapos, en el rol docente profesional, me gusta tapar bocas… para ello estudio y trabajo mucho; tapar nuestros sentimientos y no demostrarlos, finalmente te lleva a un stress que termina de dos maneras: ACV (Accidente Cerebro Vascular, derrame sanguíneo y parálisis) o AIT (Accidente Isquémico Transitorio, parálisis parcial, sin derrame sanguíneo cerebral); La causa de una u otra situación está relacionada con la filosofía de vida de cada uno; pues cada uno elige cómo transitar la vida, si vas por el camino de la pelea, la ira, el desprecio, la tristeza, la adrenalina te llevará al ACV mientras que si eliges el camino de la alegría, ella con la ayuda de la serotonina y oxitocina si tenés un pico de estrés, el AIT se hará presente y te dará una nueva oportunidad para vivir mejor que antes.


JMG: Y así vamos. Poniéndonos caretas, a veces la de Supermán o Superwoman que muestra que somos capaces de hacer todo, de conseguir todo.


OMC: Aprendí que solo no puedo, que el cuerpo te avisa, que no todos piensan igual que vos, que no todos te quieren, que debés respetar la opinión de los otros, comprender al otro poniéndome en lugar del otro. El superman que cría que era tuvo un AIT con el lado izquierdo paralizado, balbuceaba sin poder hablar, estaba plenamente conciente de mi situación; gracias a las neurociencias aprendí que el lado izquierdo del cerebro es dominado por el hemisferio derecho del cerebro y concientemente comencé a utilizarlo pensando en imágenes alegres, videos musicales de mi preferecia... etc... a la hora de empecé a coordinar el habla y recuperé lentamente toda la motricidad.


JMG: Pero, eso no significa que seamos fuertes, y menos libres.


OMC: Comprendí mi vulnerabilidad y la autoconfianza hizo aflorar la resilencia, pero como dice en Argentina la Sra. Mirta Legrand: “Así cómo te ven, te tratan y si te ven mal te maltratan”; porque anecdóticamente, al poco tiempo y ya superado el episodio mental, comencé a renquear y tuve que operarme de la cadera; lo simpático era que las mismas personas que me veían renguear se preocuparon más por mí, que durante el tiempo de mi recuperación cerebral.


JMG: 3. Nuestras creencias tapan nuestra vulnerabilidad, pero no por ello nos hace más fuertes.


OMC: Cada persona percibe de una manera especial y única, su software o ADN está predeterminado en su génesis, el cerebro interpreta, procesa, comunica, transforma y deforma las percepciones en creencias personales, que con el tiempo, la memoria las recuerda a su manera. Para mentirnos a nosotros mismos y a los demás, el cerebro desarrolla caminos decisorios de respuesta rápida que se denominan sesgos que están basados en nuestras percepciones y filtrados durante todo el proceso cognitivo, de esa manera, tapamos nuestra vulnerabilidad.


JMG: Y, por otro lado, una cosa es ser débil y otra muy distinta estar dispuesto o dispuesta a mostrar vulnerabilidad. Reconocer ante otros que el error ha sido nuestro no nos hace más débiles sino más fuertes. Cuando nos sobreprotegemos tapando a toda costa nuestro “talón de Aquiles” nos estamos limitando en nuestro camino, en nuestras libertades, en nuestras oportunidades. Es lo mismo que sucede cuando no confiamos. Limitamos, reducimos nuestras relaciones, nuestras oportunidades, en definitiva, nuestra vida. Y así vamos. Representando papeles, roles, poniéndonos diferentes caretas lo cual nos lleva a un gran stress o a una personalidad esquizoide. Vamos disimulando, pintando de colores preciosos nuestro pensar, nuestro sentir, nuestro ser.


OMC: Uno de los principales sesgos de la humanidad, es tratar de echarle la culpa al otro, el reconocer los errores propios, creo que es una cualidad necesaria y diferenciadora de unos y de otros. La paleta del pintor es multicolor, el blanco y el negro no son colores, me gusta el amarillo, el rojo y el azul, te invito a que veas su significado en el libro Neuromarketing de coautoría, publicado por Alta Gerencia en 2004, primer libro a nivel mundial del tema.


JMG: 4. Porque en la travesía que representa nuestra vida vamos cargados de miedos.


OMC: La estrategia global utilizada por los Jefes de Estado para instalar la pandemia, se basó en el miedo, con ello, comprendimos rápidamente que todo era una cuestión de subsistencia


JMG: No solo aquéllos que nuestros mayores nos metieron de pequeños para proteger y facilitar nuestra supervivencia sino aquéllos que hemos ido coleccionando en el camino. Miedo a ser excluidos, a perder prestigio, imagen. A ser atacados en nuestros puntos débiles. A ser criticados, ridiculizado. A que nos tilden de débil o incapaz. Miedo a no ser aceptado tal y como soy. Miedo a no ser querido…


OMC: Volver a empezar, si no se acabó el fuego,



JMG: Y de ahí nuestra falsedad ante los demás y también ante nosotros mismos.


OMC: Te contesto con música,… Sobreviviendo.



JMG: Aceptar y mostrar nuestra vulnerabilidad es de personas fuertes con autoconfianza que deciden poco a poco, irse mostrando como son no solo en cuanto a comportamientos sino también emocionalmente. Cada vez se valora más el ser genuino, integro, sin tapujos ni adornos mundanos. Y ese “ir siendo más genuino” exige un trabajo con nosotros mismos, aceptarnos de entrada nuestra naturaleza humana vulnerable. Y siendo condescendiente contigo mismo evitando la autoculpa y dejando de sobre exigirte, juzgarte y autocriticarte al menos fallo.


OMC: La pandemia nos ha mejorado interiormente, valoramos más la sensibilidad, la inteligencia, la responsabilidad, la empatía y la solidaridad.


JMG: 5. Aceptar nuestra vulnerabilidad nos lleva a implicarnos, a actuar desde nuestra esencia. Es actuar desde adentro a afuera y no al revés. Nuestra conexión con la vulnerabilidad determina la fuerza de nuestro valor y la decisión de caminar guiados por nuestro propósito. No busquemos tanto nuestro “yo ideal”, trabajemos por mejorarnos, pero no nos excluyamos por nos ser los mejores. Hay personas que, por no cantar perfectamente, no lo hacen ni en la ducha, que por no jugar al futbol como Mesi, no tocan nunca un balón. Que por no ser un Cervantes o un Shakespeare, no se atreven a escribir unas líneas ni siquiera a su enamorada. Actúan bajo la creencia de que, si fuésemos perfectos en cualquier cosa que hiciésemos, seríamos inmunes a cualquier crítica propia o ajena.


OMC: una vez más te contesto con música




JMG: Pero…lo perfecto Pero…lo perfecto no es humano. Si acaso, divino.


OMC: Soy humano, elegí evolucionar constantemente, voy muy rápido, no se hacia dónde, pero voy muy rápido, no ví la profundidad y caí en un pozo, estoy saliendo del laberinto de los recuerdos, allí me encontré con tristeza, estamos intentando salir juntos, la ira y el desprecio se suman al temor, todos emocionalmente estamos convencidos que con amor saldremos jutos de este imprevisto que causalmente hará reflexionar a la humanidad, para tratar de estar mejor. Nada de esto fue un error.


Cada uno elija el final que desea...