Buscar
  • Alta Gerencia

La insatisfacción como motivador del cambio

por Luis Gaj (Director Honorario de Alta Gerencia Internacional).












por

Luis Gaj

Director Honorario de

Alta Gerencia Internacional






Con el paso de los años aprendí que la insatisfacción es esencial para generar cambios y transformaciones.


En mis días actuales, ya con 90 años, sentí insatisfacción luego de terminar mi último libro de Recuerdos y necesitaba detectar cuál sería el motivo.


Pensando en retrospectiva, llegué a la conclusión de que después de producir siete libros, mi pasatiempo era escribir y no lo estaba haciendo.


La preocupación por el tiempo libre en este momento de pandemia y por quedarme en casa, me hizo pensar en muchos motivos de insatisfacción y decidí plasmar mis pensamientos en el papel, sin preocuparme por la calidad técnica de la escritura, pero con la idea de transmitir estos pensamientos.


De esta forma, espero llegar a los interesados ​​en el tema e incluso provocar nuevos aportes sin mayores preocupaciones ortográficas.


También quiero que el tema sea un motivo para provocar pensamientos adicionales hacia la percepción de los aspectos positivos de la insatisfacción.


“La insatisfacción nos provoca y motiva a nuestras acciones a lo largo de nuestra vida.”


En un momento determinado, nos impulsa a la carrera profesional por el deseo de mejores condiciones de vida y confort familiar, ligados a la realización personal y la satisfacción de hacer lo que nos gusta.


En otras ocasiones e inspirados por otros, sentimos insatisfacción porque reconocemos nuestra ignorancia y esto nos lleva a estudiar.



Siempre la insatisfacción hace algo y nos impulsa a desarrollarnos.



Cuando miramos a nuestro alrededor, nos sentimos insatisfechos cuando vemos el descuido de las autoridades locales para mantener los baches en las calles o la ausencia de aceras para los peatones en la región donde vivimos.



Podemos escribirle al alcalde quejándonos y solicitando acción, pero difícilmente tendremos respuesta a nuestra solicitud; de hecho, ya lo hemos hecho sin resultado.


Estamos descontentos con el nivel de desempleo del país y la dificultad que sufren los pobres ante la falta de condiciones mínimas de supervivencia.


Intentamos que los más cercanos a nosotros tengan una vida cómoda y sin sufrimiento.


También nos disgustamos al ver a un gran número de familias y niños sufriendo en las afueras, viviendo en barrios marginales y sin condiciones mínimas de higiene.


Viviendo aquí, en Brasil, durante más de cuarenta años, en una zona privilegiada, estábamos descontentos con el uso de pozos negros en lugar de redes de alcantarillado tratadas.


Con respecto a la política, estamos muy descontentos con la falta de seriedad y buena conducta de los elegidos para gobernarnos, quienes actúan en su propio beneficio en primer lugar y poco se preocupan por el país, su gente y las condiciones en las que viven. , gozando de privilegios totalmente inadecuados e incompatibles con la realidad del país.


También existe preocupación por las pequeñas causas; estaba tomando un ascensor en un edificio y, para nuestra incomodidad, seguí deteniéndome en varios pisos en lugar de bajar directamente a la planta baja. Al llegar a la recepción y descontento con lo sucedido, mi hijo fue a quejarse a los asistentes explicando lo que estaba pasando; no hubo respuesta.


Un tema actual de gran descontento está relacionado con el trato que se le da al medio ambiente, y esto no es solo un problema en Brasil.


Hace muchos años, caminando por un bosque en Alemania, descubrimos que los árboles estaban muriendo por la contaminación y saber que no cuidamos adecuadamente nuestros bosques y especialmente la Amazonía y que esto traerá consecuencias para nuestros descendientes y también causará insatisfacción aunque poco podamos hacer para cambiar esto.


Los incendios que ocurrieron en California (EEUU), en Australia y en Corrientes (Argentina) también son una preocupación y cuidar nuestros árboles y plantar algunos más puede ayudarnos a reducir esta insatisfacción.


Una de las consecuencias ha sido el calentamiento global y este último verano el hemisferio norte ha tenido temperaturas nunca antes vistas.


Creo que la insatisfacción es un estado natural de la persona humana en la búsqueda de superación en todos los aspectos de la vida.


También creo que no es algo relacionado con la alegría o la tristeza, mucho menos la felicidad, que son procesos independientes.


Entendamos la insatisfacción como una forma de protesta contra lo que no nos gusta, mejor aún como un motivador para impulsarnos a ser creativos y contribuir a mejorar el mundo en el que vivimos, pensando en la responsabilidad que tenemos con nuestros descendientes de las generaciones futuras.


Pensar en la satisfacción, cuando ocurre, puede llevar al letargo y la inactividad, la indiferencia hacia la realidad que nos rodea y la inacción o pasividad, lo que puede significar una vida sin sentido.


Las personas satisfechas, si no hacen nada para cambiar, pierden el interés y dejan de pensar en el futuro, se asientan y vegetan en un mundo cada vez más cambiante, con nuevas tecnologías que de alguna manera necesitan ser incorporadas a su vida diaria y con los desafíos que los cambios provocan.


Así que viva la insatisfacción y aprovechémosla para motivarnos y cambiar.

Luis Gaj (Director Honorario de Alta Gerencia Internacional).