Buscar
  • Alta Gerencia

Neurocomunicación y canciones pegadizas

Actualizado: 11 may 2018

Autor: Maximiliano Malfitano Cayuela (Director de Comunicación Institucional de Alta Gerencia Internacional) - Colaboración: Goy Ogalde Gluzman (Asociado de Alta Gerencia Internacional - Argentina, Productor Musical, Cantante y Compositor del Grupo Karamelo Santo).





Autor:

Maximiliano Malfitano Cayuela

(Director de Comunicación Institucional

de Alta Gerencia Internacional).

Colaboración:

Goy Ogalde Gluzman

(Asociado de Alta Gerencia Internacional - Argentina, Productor Musical, Cantante y Compositor del grupo Karamelo Santo).

Publicado originalmente en Julio 2017, ampliación en Noviembre 2017.


"Des-pa-ci-to” adelantamos parte de los capítulos del próximo libro “Neurocomunicación”  (de la colección “NACE el nuevo manager – Neurociencias Aplicadas en Ciencias Económicas) de Oscar Malfitano Cayuela, Elsa Beatriz Scinica, Maximiliano Malfitano Cayuela, Guillermo Ogalde Gluzman (Goy Karamelo).


Sin lugar a dudas la fortaleza del ser humano está en la capacidad de comunicarse, compartiendo ideas y mensajes.


La comunicación es un proceso determinado por la interacción de varios elementos.

Según el diccionario de la Real Academia Española, comunicación es: “la acción y efecto de comunicar o comunicarse. Y la transmisión de señales mediante un código común entre un emisor y un receptor”.


El arte de la comunicación, genera un intercambio, sea oral o escrito, y permite lograr objetivos, personales, sociales, laborales, etc., que posteriormente genera determinadas satisfacciones.


Oscar Malfitano Cayuela y Elsa Beatriz Scinica en su libro Neuromarketing del año 2004 nos comentan que el cerebro se desarrolló a través de un proceso milenario que tuvo origen en el tubo neural del embrión, la parte más primitiva de nuestro cerebro es la que se conoce como cerebro reptiliano o primitivo y es el que se encarga de los instintos básicos de la supervivencia (deseo sexual, búsqueda de comida y respuestas agresivas tipo pelea-huye).


Luego se desarrolló el cerebro límbico que contiene las amígdalas cerebrales, el tálamo y el hipotálamo que contribuyeron al desarrollo de las emociones, es decir, el entendimiento de qué es la alegría, la tristeza, el desprecio, el miedo, la ira (recomiendo ver como ejemplo la película “Intensamente” de Disney).


El cerebro con esas percepciones elabora interacciones o acciones (pensamientos, emociones, sentimientos, expresiones, creaciones internas) que se expresan mediante diferentes lenguajes de comunicación a través de gestos, visiones, palabras, sonidos, etc.


Robert Matters explica que “la comunicación y la ahora llamada neurocomunicación dirige el sistema nervioso a través de la palabra para provocar cambios en los músculos, los órganos corporales y los estados mentales, emocionales y espirituales de nuestra vida”.


El ser humano comunica permanentemente ya que es imposible, vivir sin comunicar; afirmo esto porque no solo se comunica al hablar o escribir sino que también las expresiones y actitudes corporales, también son hechos comunicacionales en sí mismos.


Claramente podemos decir entonces, que la comunicación es una de las características más importantes del ser humano y ésta característica se desarrolló desde los comienzos de la humanidad y tuvo relación directa con la creación y acción colectiva del ser humano y con la expresión de sus emociones.


Un forma de comunicación del ser humano, sin lugar a dudas es la música.

Cuando los músicos escriben una letra o desarrollan una partitura, están exteriorizando estados de ánimo a través de un medio: la música, que se transforma en vehículo de un mensaje que genera emociones y sentimientos.