top of page
Buscar
  • Alta Gerencia

Nuevas alternativas en el mercado musical: cómo aprovechar las plataformas digitales para difusión

por Carlos Fernández (Asociado Honorario de Alta Gerencia Internacional - México).










por

Carlos Fernández

Asociado Honorario de

Alta Gerencia Internacional - México

Speaker AGI

Consultor






En estos tiempos de pandemia confirmamos que la tecnología permite una facilidad de expresión, que obviamente contribuyen a la creación. Hay herramientas más fáciles de usar.


Este parate, esta situación, hizo que todos saquemos nuestra faceta creativa, de repente hoy entras en Instagram y parece un canal de televisión, todos tus amigos están haciendo un vivo, a veces no sabes de que, pero alguien está haciendo un vivo y podes ver un recital o conferencias, etc.


Básicamente están trasladando la televisión a ese contenido, a dicha plataforma, “sin la responsabilidad del medio que respalde, por decirlo de alguna forma” pero también con un trato mucho más directo entre público y artistas, público y conferencistas.


Esto que algunos llaman oferta digital, considero que es una realidad, son herramientas que hay que aprender a utilizarlas sin generar obviamente una esclavitud alrededor de ellas y son herramientas que pueden generar creatividad, es por ello que hay que saber usarlas, por ejemplo, hasta antes del comienzo de esta pandemia mundial, ver un show o un recital por Youtube o alguna plataforma de videos, era algo medio raro, lo ponías un rato, hacías otra cosa y demás.



Hoy hay gente que consume música, que está viendo a sus artistas en el living de la casa y algunos están pagando para ello, ya sea en los recitales que se realizan por fines benéficos donde se realizan donaciones o bien por recitales pagos y eso está bueno, está muy bueno porque es un inicio, pero es un inicio que está educando al público a hacerlo en un punto y quizás en 5 años esto sea una gimnasia y entonces si mañana toca por ejemplo Led Zeppelin en Wembley se van a poder vender entradas alrededor del mundo y eso es algo que no existía antes, existía el “pay per view” , pero no esta especie de quiebre que lleva a debates y temas que van a ocurrir, consideró que en paralelo vamos a poder asistir a conciertos, ya sea físicamente o a través de tu Smart tv, Smartphone, etc, esto último no tendrá el mismo valor que una entrada física a un recital pero será un nuevo canal de venta.


No sé si esta crisis actual es la que nos presentó realmente estas herramientas, creo y confío que la misma creatividad que genera una canción genera soluciones, y si creo que en la música hay gente muy creativa, tanto arriba del escenario como abajo del escenario y que se están produciendo cosas en todo el mundo muy lindas, he visto varios shows y la verdad están buenos, y pueden generar una nueva manera de consumirlos y abrir el aspecto creativo para presentarlos.



En algún momento por ejemplo el discman con mp3 fue la sensación del universo porque permitía tener muchas canciones de muchos artistas juntas en un solo dispositivo y con la evolución tecnológica esas semillas que se fueron sembrando hacen que en estas épocas de parate, la creatividad surja y genere cosas como las que venimos hablando.


Si nos preguntamos como “re-educar” al consumidor de este tipo de espectáculos, a los nuevos oyentes, etc para tomar en cuenta el concepto de pagar por una entrada online, creo que la primer medida vamos a tener que entender que es una cuestión de calidad y prestaciones del show y en segunda medida, creo que es una cuestión de tiempo, porque re-educar consumo es simplemente es cuestión de tiempo, pero hay algo que en la industria musical ya ocurrió y no debería volver a ocurrir.


Cuando la era digital avanzó la industria musical se quedó estancada y eso obviamente trajo sus consecuencias, la industria de la música estaba muy obesa en ese momento, creo que hoy hay otro tipo de industria musical que si mira un poco más hacia adelante y hay una nueva industria musical que en una época llamaban indie, que ya no se puede llamar indie, que hizo que las grandes compañías de la industria se vuelvan compañías de entretenimiento que tiene una interacción directa con el público.


En ese tiempo que mencionamos que necesita evolucionar la mente del consumidor para “la compra de una entrada de un show online”, en paralelo el consumidor y los creativos generadores de contenido deberán entender que ese show pago tiene distintas prestaciones que una transmisión normal en redes sociales no tiene.


Cuando mencionábamos que en el momento del avance digital la industria musical se quedó y trajo consecuencias, nos referimos a una generación que de alguna forma no vio venir el cambio.


Tengo 45 años y estoy un poco en el medio, soy parte de una generación que empezó a ver los temas digitales pero que en paralelo hizo un curso de “basic” y nuestro reto como generación es observar que esta realidad y conceptos que mencionamos más arriba son temas que ya están instalados y que la industria del entretenimiento tiene que estar a la altura de este cambio de consumo.


La industria discográfica cambió, es otra, perdió quizás la parte más romántica, y se convirtió en lo que le paso a todas las industrias, una situación de entretenimiento permanente (que si lo vemos bien siempre lo fue, porque desde su origen genera entretenimiento).


Si recordamos no hace mucho tiempo, en un festival grande había cinco escenarios distintos, zonas de entretenimiento, ferias, etc. La transformación de la que mencionamos va por ese camino, generar distintos tipos de entretenimiento pero esta vez en momentos digitales.


La industria musical evoluciono y cambio, la comunicación también evoluciono por decirlo de alguna forma, desde Alta Gerencia Internacional siempre se menciona los temas referidos a Neurocomunicación y Microcomunicación y el poder de atención que las personas tienen, si eso lo trasladamos a la música, hace 10 años festejabas si podías bajarte un disco en un día y hoy en día te gana el nerviosismo si se te cuelga Napster o Spotify.


La situación de consumo tiene que ver con otro “problema”, la sociedad de consumo ha crecido en los últimos años como nunca, obviamente con la intervención de la televisión donde empezamos a compartir la vida con ese “aparato” y nos encanta. Todo el contenido es “auspiciado por”, creí que habíamos llegado a un colmo pero me equivoque y los avances tecnológicos hacen que vayamos por más.




Estos avances permiten que podamos estar viviendo en un pueblo de 200 habitantes y grabando un disco en Alemania de forma remota y online. Lo que tenemos que tener en cuenta que la tecnología, las herramientas comunicacionales están al alcance de nuestra mano para que las usemos, aprender a usar dicha tecnología adecuadamente es clave. En cuanto al espectáculo debemos usar dicha tecnología y aprender a usarla.


Si vamos a la industria del entretenimiento y queremos debatir a cómo explicarle a un músico el concepto de que ese “derecho de autor” convive con un click en una plataforma de transmisión de música como Napster, Spotify, Deezer, etc. , debemos entender que es una nueva forma de comercializar las canciones, antes a los músicos les pagaban por ejemplo por pasadas en las radios (que no sabías si realmente eran las pasadas reales en las radios), son nuevas formas de comercializar las canciones, de forma más transparente, la tecnología permite que sea así.


Ojo, sabemos que no alcanza con los click en las plataformas y app para escuchar canciones y es por esto que mencionábamos la convivencia entre los shows físicos y virtuales, el público comenzó a consumir distinto, las campañas de lanzamiento de los discos son distintas de acuerdo al público de cada artista, en músicos que tienen más de 20 años de carrera, la expectativa del público a canciones nuevas, es distinta a la de artistas nuevos, las reversiones en músicos de más de 20 años de carrera están permitidas por decirlo de alguna forma.


Creo que vivimos en un momento de transición y es un momento para aprender como llevar adelante esta convivencia entre “lo digital” y lo “físico”, así como aprendimos la convivencia entre el álbum publicado en vinilo y digital, deberemos aprender la convivencia entre los shows en vivo y al mismo tiempo online. Porque son productos distintos, son unidades de negocio distintas, una cosa va a ser y es el show en vivo y necesariamente otra cosa tiene que ser el contenido digital que venderemos de dicho show, donde además del show en sí, se le agregará otro tipo de contenido que genere ese plus para el consumidor.

Obviamente la evolución de la comunicación, fue generándose con las nuevas generaciones, con la aparición de los llamados influencers, y demás. La evolución de las plataformas, la nueva tecnología y esto que mencionamos son parte de nuestra realidad actual y esas nuevas maneras hacen que todo se modifique.


En lo personal me ha pasado de ir a ver bandas “nuevas”, decir “uhh que buena este grupo nuevo” y darme cuenta que tienen 5 discos y pensar “estas canas que tengo no vienen solas”.


Es importante saber, a donde vamos, identificar a los clientes, identificar como venderle a dichos clientes, todos los aportes de neurociencias aplicadas que por ejemplo se llevan adelante en Alta Gerencia Internacional contribuyen a ese trabajo de marketing que la industria del entretenimiento debe llevar adelante. Hablamos de que es un instrumento de comunicación importantísimo en la actualidad.



Cuando uno quiere comunicar algo y en la música siempre se quiere comunicar algo, es importante ver la forma en la que se va a dar ese mensaje, donde se va a dar ese mensaje, como se va a dar ese mensaje, tengamos en cuenta que por los algoritmos que tienen las plataformas, si como consumidor de música no sos curioso y ves distintos géneros o listas de distintos tipos de música, terminas escuchando 25 artistas como máximo de géneros musicales similares.