top of page
Buscar

Observando el futuro con confianza

por José María Gasalla (Director Ejecutivo de Alta Gerencia Internacional - Unión Europea) y Oscar Malfitano Cayuela (CEO de Alta Gerencia Internacional).


Un cambio esencial resonante y profundo: Desprender. Cómo pasar de la acumulación al desprendimiento. Nuevo diálogo virtual e imperdible entre dos amigos.






José María Gasalla (JMG)

Director Ejecutivo de Alta Gerencia Internacional - Unión Europea


(Conferenciando en la Ciudad de Asunción - Paraguay)










Oscar Malfitano Cayuela (Dr. Piedrola) CEO de Alta Gerencia Internacional


Cerebrando, repensando mientras pasa su tiempo en su lugar en el mundo: Villa Gesell, viviendo un presente feliz y avizorando nuevas esperanzas futuras.




José María Gasalla (JMG): Conseguir más y mucho más. ¿Recuerdas aquella canción… “todos queremos más”?

Oscar Malfitano Cayuela (Dr. Piedrola): ¿Para qué queremos más? Síndrome humano de evolución en decadenca.


JMG: “El que tiene un peso quiere tener dos. El que tiene cinco quiere tener diez… y el de los 50 quiere tener 100…” Y así vamos buscando incrementar nuestro patrimonio o bien deseando tener otra casa, otro coche u otra bicicleta.


Dr. Piedrola: les pido que escuchen esta canción completa.


JMG: Y si eres un coleccionista, ¡que te voy a contar!

Yo he tenido esa tendencia o gusto y he coleccionado desde cromos a monedas y plumas estilográficas.


Dr. Piedrola: De niño coleccioné estampillas, finalmente no sé que pasó con el álbum; también al igual que mis hijos y mis nietos, coleccioné figuritas, tampoco sé qué pasó con el álbum.


JMG: Y así vamos “aumentando el peso de nuestra mochila”, con la dificultad añadida de no saber muy bien quiénes somos.


Dr. Piedrola: Acumulo conocimiento. ¿El aprender pesa?


JMG: ¿Somos nuestro físico junto con nuestro espíritu?


Dr. Piedrola: Casi, casi.


JMG: ¿Habría que incorporar nuestras emociones?


Dr. Piedrola: Yes.


JMG: ¿Y qué decir de nuestras creencias y paradigmas?


Dr. Piedrola: El ADN es nuestro software de base, que viene con un combo de percepciones y creencias que convertimos en verdades, aceptar que existen otras percepciones de lo mismo, es aceptar que la verdad no es absoluta.


JMG: ¿Y hay que añadir nuestras experiencias?


Dr. Piedrola: Las experiencias contribuyen a la actualización de las verdades; depende de cada uno y de cada modelo mental, cambiar o no cambiar la percepción inicial.


JMG: ¿Y nuestros conocimientos?


Dr. Piedrola: Cambia, todo cambia…


JMG: ¿Y qué decir de nuestros amigos?


Dr. Piedrola: Aquí la variación es menor.


JMG: ¿Y los familiares?



Dr. Piedrola: Sequirán teniendo tú sangre y hay otros que no tienen nuestra sangre, pero forman parte de nuestra familia, como Frodo, Fender y el nuevo integrante: Milo.


JMG: ¿Y nuestro querido esposo o esposa?


Dr. Piedrola: En mi caso llevo casi 50 años, …, con la misma esposa.


JMG: Y parece que lo bueno es tener más y más. De todo. De lo material y de lo inmaterial.


Dr. Piedrola: En general, acepto tú postura, en particular, no es mi caso.

Cuando tenía 30 años, vivíamos con mi esposa Sheeny en el Barrio de La Boca y luego de 12 años de pagar cuotas, logramos alcanzar nuestro primer departamento propio, ambos trabajando, el ser interior me dijo: ya lo lograste. Tener una casa y/o un auto más nuevo y más grande, no fue ni es prioritario en mi vida.


JMG: Y entonces, muchas veces, dejamos de distinguir lo que nos hace bien de lo que nos hace mal.


Dr. Piedrola: Esa percepción es normal, muchas veces, nos cegamos o priorizamos el punto ciego de la vida.


JMG: Dejamos de tener espíritu crítico y vamos aceptando “el todo vale”. Equivocamos el “ser grande” del tener grandes cosas, o muchas cosas que se van convirtiendo en parte de nuestro yo. Añadiéndonos peso encima nuestro.


Dr. Piedrola: A veces pasa, pero nuestro cerebro acumula y guarda esas experiencias, para recordarlas cuando es necesario.


JMG: Son tiempos, no de maximización sino de minimización y selección. Tiempos para discernir y no dejarse llevar de modas y tendencias. Cada uno es cada uno y lo que le vale al otro puede que a ti no te valga.


Dr. Piedrola: Reflexiones post pandemia y/o enseñanzas de la pandemia.

Cada loco con su tema.


JMG: Son tiempos de desprendimiento, tiempos para ir más ligeros de equipaje, tiempos para sentirnos más libres.


Dr. Piedrola: Desapegar lo que no es esencialmente necesario, atraer nuevos valores.


JMG: Tiempos para discernir lo esencial de lo superficial y accesorio.


Dr. Piedrola: Tiempo para pensar…



JMG: A veces darnos cuenta, hemos ido acumulando y, si nos paramos a vernos, nos da la sensación de que estamos con “sobrepeso”. Tendremos que renunciar y seguro que nos sentiremos mejor. ¡Haz la prueba!

Pero… ¿A qué podemos y es interesante renunciar?

Pues, si te parece hacemos una lista inicial de 13 elementos a las que puedes señalar como objetivos del año que comienza ahora.



JMG: Renuncia a tener más cosas materiales de la misma naturaleza.

¿Por qué no practicas el 1 × 2, es decir, que si te compras 1 camisa te desprendes de 2? Si te compras 1 libro, aprovechas para regalar 2 que ya has leído o es difícil que leas.


Dr.Piedrola: Muy buena idea.


JMG: Renuncia a creencias y paradigmas.

¿Puedes encontrar creencias en ti que te dificultan aceptar y aprovechar la realidad tal cual es? ¿Te acuerdas, por ejemplo, de cuando nos decían que el zumo de naranja había que tomarlo recién exprimido, porque con el tiempo perdía la vitamina C?


Dr. Piedrola: Vivo mi realidad, la actualizo cambiando continuamente, pero paradogicamente mantengo la visión de mi propósito en la vida y actúo en consecuencia.


JMG: Renuncia a las excusas.

Ya está bien de excusas y justificaciones. Comprométete solo a lo que estés dispuesto hacer. Y si no lo consigues, da la explicación consiguiente pero no te ocultes detrás de las medias verdades o de las mentiras.


Dr. Piedrola: Hace mucho tiempo que el espejo me dijo que la única excusa soy yo.


JMG: Renuncia a ser querido por todos.

A todos nos agrada que los demás nos quieran, pero no es fácil que todos estén dispuestos a hacerlo. Casi nunca vas a encontrar unanimidad ante algo que hagas o dejes de hacer. Vete acostumbrando a que haya personas que no se alegren de verte o incluso que le siente muy mal el que tú tengas éxito.


Dr. Piedrola: Confío siempre, pero asumo el error..


JMG: Renuncia al perfeccionismo.

No te empeñes en conseguir el título de Don Perfecto o Doña Perfecta. A nadie le gusta tener cerca a alguien que busca el perfeccionismo. Además, a través de él no vas a conseguir ser eficiente ni nunca sentirte bien con lo realizado. Y por otra parte, también exigirás que los demás sean perfectos. ¡Un desastre!


Dr. Piedrola: Lo óptimo es enemigo de lo bueno.


JMG: Renuncia a ir de víctima por la vida.

Ya sabemos, o a estas alturas tendríamos que saber que la vida tiene luces y sombras y que en ocasiones parece que las sombras nos quieren tapar el sol para siempre. Es cuestión de disponerte a vivir la vida y a no quejarte de lo que vaya aconteciendo. A veces acertamos y otras erramos. Actúa, no te quejes. A los “quejicas” les tengo mucha manía por lo tóxicos que son.


Dr. Piedrola: Soy escorpiano, resiliente, No ando quejándome por la vida ni de la vida. Las cosas por algo pasan.


JMG: Renuncia al pasado.

A veces nos viene la nostalgia de un pasado en el que, sin duda, teníamos menos edad, (pero no todos éramos más jóvenes aun teniendo menos años). La vida está en el presente (regalo en portugués). Disfrútala a tope sin necesidad de “quemarla”. Aprovecha cada instante. Seguro que ninguno se va a repetir.

Dr. Piedrola: No renuncio al pasado, porque está en mí; aunque el pasado no se repite o está en la mochila; comprender quién soy y cómo soy ayuda a alivianarla y cambiar; aunque cambiar puede ser volver al pasado, tal como fuera el reencuentro emocional con la Familia Rodríguez de la cual, estuve distanciado por caprichos de la vida durante más de 15 años. El reencuentro en el Balneario AMY de la Ciudad de Villa Gesell, renovó confianzas y alegrías pasadas y presentes.


JMG: Renuncia a cumplir las expectativas de los demás.

Cada uno tiene el derecho y la gran oportunidad de vivir la vida que cada uno elija. La sociedad, la cultura nos va señalando unas “normas” que hacen que no escuchemos a nuestra voz interior. Es más fácil sobrevivir (no vivir) haciendo, pensando, y diciendo como la mayoría que, siendo singular, único, diferencial, (como realmente somos todos), como decía Jung “nacemos originales y nos vamos muriendo fotocopias”. Aprovecha tu singularidad, disfrútala.


Dr. Piedrola: Marcar rumbos propios.


JMG: Renuncia a ser Supermán o Súperwoman.

Para vivir cada uno puede hacer uso de sus talentos o competencias, pero tiene que ser consciente que no puede ser bueno en todo. De hecho, todos somos incapacitados de alguna forma. La comparación con los demás generalmente nos debilita. Cada uno tenemos la posibilidad de competir con nosotros mismos en un proceso de mejora continua. Y sentir que progresamos es maravilloso.


Dr. Piedrola: La pandemia me reflejo la vulnerabilidad, aceleró y clarificó muchos pensamientos.


JMG: Renuncia a la culpa.

No es cuestión de culpar a nadie por lo que suceda o deje de suceder. Asumamos nuestra responsabilidad y hagamos lo mismo con los demás. La culpa atranca, frena los procesos. La auto culpa bloquea y distorsiona la realidad sin proporcionar una salida.


Dr. Piedrola: Hago lo que siento y me siento culpable de no haberles dicho a mis padres: “Los quiero mucho, gracias por todo lo que hicieron por mí y por otros”.


JMG: Renuncia al negativismo.

No existe una única realidad. Cada uno tiene una percepción diferente. Podríamos decir que hay en el mundo 8.000 millones de interpretaciones. No te dejes llevar de aquellas que deciden ver solo lo negativo y dejan de ver la luz. El ser humano es un animal de costumbres, y puedes caer en ver el vaso siempre medio vacío. Con una visión negativa de la vida te encontrarás cada vez más solo.


Dr. Piedrola: Soy optimista por naturaleza,


JMG: Renuncia al trabajo esclavizante.

En ocasiones y casi sin darnos cuenta nos vamos metiendo en un círculo opresor del que no sabemos salir e incluso puede que no queramos salir. Un trabajo atosigante, presionante, pero que nos permite vivir con una solvencia económica. O sentimos que, aunque trabajando como un esclavo, se me reconoce. Y no es fácil salir del autoengaño. Muchas veces las alternativas aparecen todas en nebulosa. Como seres humanos somos más que nuestro hacer y conseguir.


Dr. Piedrola: Trabajé desde los 17 años y hasta ahora lo sigo haciendo, nunca me sentí exclavo del trabajo, porque hice lo que me gusta o hice que me gustara el trabajo. Mi espejo interior me dice que en todos los lugares en los que he trabajado, es porque he querido hacerlo, al hacerlo me sentí feliz, compartí una vida y muchos compañeros, en ese momento fueron mi familia. Supe separar las tareas, los cargos y los afectos. Estoy convencido de que nunca los mezclé.


JMG: Renuncia a quejarte.

Y este último me lo explico directamente a mí mismo, aquí y ahora ya que coincidiendo con el 13 de diciembre y martes, me realizaron una intervención quirúrgica de riñón, que no salió lo bien que esperábamos. Y lo pasé mal, sufrí. Pero también me dio ocasión (20 horas seguidas en urgencias) de percibir, ser consciente de lo mal que lo pasaban otras personas.


Dr. Piedrola: No renunciaste a vivir, tú valor interior pleno de oxitozina y serotonina puede más y fortalece tú espíritu indomable.


JMG: Y me di cuenta de que durante este proceso había momentos que me quejaba del dolor, la ansiedad o la incertidumbre. Es mejor respirar hondo que quejarse; actuar es mejor que quejarse. Y si quieres… Pegas un grito y después te relajas. Renunciemos a quejarnos en el nuevo año que iniciamos.

Avancemos en el nuevo tiempo, renunciando a guardar ofensas (perdonando), agradeciendo el presente y siendo conscientes de lo afortunados que somos (yo al menos) y teniendo como guía nuestro propósito de vida en el que nosotros, tú amigo mío, estás incluido.


Dr. Piedrola: Comparto pensamiento y lo puse en acción, valoro nuestra amistad y confianza.


JMG: Confianza en un tiempo que está por venir, pero que tiene su base en tu autoconfianza. Apuntálala. Y si estás pasando un momento con el estado de ánimo alicaído recuerda otros momentos difíciles del pasado que fuiste capaz de superar, muchas veces con brillantez.


Dr. Piedrola: Renovando la confianza, pero Cerebrando tiempos y velocidades.


JMG: Este mes de febrero, “me escapé” a Paraguay, donde disfruté a tope del aniversario de mi amiga Dora y del lanzamiento de su libro, lleno de experiencias vitales que nos muestra la categoría de mujer, que es tanto en el ámbito personal como profesional. Y allí, en Asunción me sentí muy querido por personas maravillosas. Como Gladys, Maura, Antonio, Graciela, Lucio, Verónica, Amelia, Laura, Santiago, Raquel y tantas otras personas llenas de amor con las que tuve la fortuna de compartir un tiempo muy gratificante.



Dr. Piedrola: Causalidad, los conozco a todos, abrazos especiales. UNA y OLA, presentes. También supe que te encontraste con Amelio González Pavetti, otro amigo de la vida.

Este mes de febrero, sigo en Villa Gesell, mi lugar en el mundo desde hace casi 40 años, disfruto la vida y comienzo pausadamente a establecer prioridades personales, laborales y virtuales.


JMG: Hacía más de 20 años que no iba por Asunción y está claro que no dejaré pasar tantos años para pasar de nuevo por allí.


Dr. Piedrola: Comparto esa sensación y ese sentimiento de volver a encontrarnos.


JMG: Continuando con la premisa de inicio del año insistimos en “sacarnos peso de encima”. Desprendernos de cosas, atributos, hábitos o paradigmas que ya no necesitamos y a veces, sin darnos cuenta, otras veces por inercia, seguimos acarreando.


Dr. Piedrola: Desapegar, atraer, sintonizar, armonizar. Cambiar en positivo.


JMG: El futuro que tenemos que ir diseñando, y no simplemente esperando que llegue, exige ir ligero de equipaje, poco cargados de dependencias externas que nos dificultan movernos con suficiente rapidez cuando sea preciso.


Dr. Piedrola: Con mucho o poco equipaje, trazar nuevos caminos o recorrer nuevamente paisajes bellos, nos hace sentirnos viajeros del futuro por venir para construir un mejor porvenir.


JMG: ¿Nos planteamos de tanto en tanto qué satisfacción nos proporcionan cosas, costumbres, relaciones… que mantenemos?


Dr. Piedrola: Estoy en Villa Gesell, mi lugar en el mundo, reencontrándome con amigos de la playa y de la vida. Mantengo mis costumbres, antes era vóley playero, ahora es Burako y Rummy playero en el Balneario AMY, Fiel a mi estilo, competitivo y competente.


JMG: Una pregunta clave puede ser, ¿viviría igual de bien, me sentiría igual de satisfecho y feliz sin ello?


Dr. Piedrola: Evidentemente NO.


JMG: Vamos a seguir aquí con otros desprendimientos que ahora a principios de año te puedes plantear. Cada uno tiene que tomar sus propias decisiones si realmente siente que dirige su vida.


Dr. Piedrola: De Villa Gesell, no me desprendo, aquí reposarán mis cenizas.


JMG: Renuncia a proyectos que suenan y aparecen como importantes, incluso llenos de glamour, pero que internamente te das cuenta de que no resuenan contigo.


Dr. Piedrola: La resonancia, tiene eco, cuando el eco, rebota muchas veces en mi cabeza, este gallego tozudo, busca siempre poner en marcha sus deseos; la ambigüedad de la concentración y la diáspora, necesitan ajustar la lente de la concentración y focalizar en la viabilidad de los proyectos; en eso estoy.


JMG: Renuncia a personas aduladoras que se acercan a ti, pero con los que no hay sintonía en principios y valores.


Dr. Piedrola: Nunca dejé que me doraran la píldora; no voy a renunciar a mantener aquellos con los que estoy en sintonía y valores, los ajustes de frecuencia y sintonía forman parte de los cambios; en eso estoy.


JMG: Renuncia al sufrimiento. La vida está llena de momentos maravillosos y también otros en los que sentimos el dolor físico o moral que nos hace sentir mal y a veces hasta nos provoca deseos de auto excluirnos y no querer saber nada de los demás. Pero una cosa es el dolor que antes o después todos pasamos por él y otra cosa es el sufrimiento. Y ahí interviene nuestra cabeza. A veces no sabiendo “surfear” nuestras emociones, otras veces no aceptando la realidad ante la que nos enfrentamos en cada momento.


Dr. Piedrola: No se surfear, los golpes te enseñan, es natural que golpearse hasta dos veces con la misma piedra, por algo, me dicen Piedrola. Pero para surfear, nunca es tarde para aprender y aprovechando que estoy en Villa Gesell, voy a ir a una escuelita para niños, quizás me acepten.


JMG: Renuncia a lo facilón, lo cómodo, lo automático, lo que no exige pensar ni decidir. Lo que en realidad solo te permite sobrevivir, pero no vivir.


Dr. Piedrola: Si encuentras algo fácil de hacer, por favor, revísalo muy bien, fácil de decir, difícil de hacer. Gracias Jota Quest, por recordarlo.

JMG: Renuncia a prejuicios y paradigmas que te impiden ver, sentir, vivir la realidad en todo su esplendor. Es cuestión de no caer en estereotipos, que pocas veces reflejan la esencia de cada persona o cada situación.


Dr. Piedrola: Hago lo que me gusta, hago aquello que quiero, soy lo que hago, para eso estoy.


JMG: Renuncia al recelo sistemático. Al escepticismo integral que te impide creer, esperar, confiar en cualquier posibilidad de mejora de cualquier sistema.


Dr. Piedrola: Volver a confiar, luego de haber vivido la pandemia, debemos repensar, cómo mejorar el sistema actual, hay mucho por hacer y en eso estoy y en eso estamos con todo el equipo de Alta Gerencia Internacional.


JMG: Renuncia a determinados miedos que te impiden hacer cosas que para ti son importantes. Y acepta, por otra parte, tener miedos que no te van a limitar en tu devenir. No luches contra estos. Intégralos. Y acepta la vulnerabilidad que representan para ti.


Dr. Piedrola: El miedo es el termómetro del cambio, superar esa línea roja, conocerlos y enfrentarlos, es evolucionar.


JMG: Renuncia a impresionar a los demás. Conforme vas cumpliendo años descubres que el desafío es cada vez más contigo mismo. El tener que demostrar tu valía a otros por encima de intentar hacer siempre lo mejor, puede ser una señal de baja autoestima.


Dr. Piedrola: Estoy cambiando, no juego más ajedrez solo, el juego necesita como mínimo dos, yo y mi interior, vos y yo.


JMG: Renuncia a estar siempre corriendo de un lado para otro. Habrá que imprimir velocidad en los procesos y procedimientos y pausar el tiempo (Kairós) cuando se trata de dedicarlo a personas. Es cuestión de reiniciar conversaciones, (no “wasapeos”) e intentar incluso enfrentarte a alguna conversación pendiente.


Dr. Piedrola: Estoy en familia, dosificó la apertura de mails y trabajo, no obstante me concentro en lo que considero importante para mi vida personal y profesional.

Concentración en lo que vale, poner en valor lo esencial, … reencontrarnos con unos, con otros y con uno mismo.


JMG: Renuncia a amigos que en realidad no lo son. La realidad de cada día, el tiempo, la vida, sobre todo en los momentos difíciles y cuando vas dejando de tener cierto poder, te van descubriendo quiénes son y quienes no son tus amigos, aquellos que te quieren y están dispuestos a ayudarte incondicionalmente. Se consciente y acepta que estos son pocos. Que son con los que merece la pena pasar el tiempo disfrutando del valor que aporta su cariño y amistad verdadera.


Dr. Piedrola: Creo que este renunciamiento histórico, es esencial, observo además que somos muchos los que estamos enviando mensajes de renunciamiento y también mensajes de reconciliación con amigos de antaño, como así también, tener la apertura de buscar nuevos amigos y compartirlos con alegría. Como Milo Piedrola, nuevo amigo perruno e integrante de la gran familia de Alta Gerencia Internacional.










Texto Original: José María Gasalla (JMG) en su Learning Letter 182 https://gasalla.com/blog/learning-letters/observando-el-futuro-con-confianza-learning-letter-182/


Diálogo supuesto, Ilustración y Musicalización: Oscar Malfitano Cayuela (Dr. Piedrola)

Kommentare


bottom of page