Buscar
  • Alta Gerencia

Repensando la felicidad

por Luis Gaj (Director Honorario de Alta Gerencia Internacional)












por

Luis Gaj

Director Honorario de Alta Gerencia Internacional




Usamos esta palabra muy a menudo para desearle cosas buenas a alguien que nos importa.

También para dar gracias en varias ocasiones, por las oportunidades que nos brinda la vida, como una forma de manifestar la felicidad. La usamos en los cumpleaños, bodas, bautizos, bar mitzvahs y muchas otras ocasiones.


Pero la pregunta sin respuesta es claramente. ¿Qué significa "realmente" y también cómo alcanzar este estado de dicha ?. ¿Existe la Felicidad ?, y ¿Qué provoca este estado tan deseado?


Parecen ser las otras preguntas pertinentes. Para empezar a pensar en el tema de la felicidad, meditemos en lo que causa la dirección opuesta o genera la infelicidad.


Preocupaciones no resueltas, problemas difíciles, situaciones angustiosas y problemas no gestionados o no gestionados que están más allá de nuestra capacidad para resolverlos.


Con respecto a las preocupaciones no resueltas, Buda menciona que cuando un problema tiene solución, no tenemos ninguna razón para preocuparnos o no ser felices, porque se resolverá y debemos concentrarnos en su solución, y cuando el problema no tiene solución, entonces podemos estar tranquilos porque nadie lo va a poder solucionar y nos podemos olvidar de él, evitando que resulte perturbador.


Los problemas difíciles requieren paciencia y tiempo, siendo necesario esperar el momento oportuno para resolverse y las situaciones angustiosas en ocasiones requieren buscar ayuda de los demás, impidiéndonos ello, afrontarlo solos.


Entonces, pensemos en la felicidad como momentos de plena satisfacción logrados por el equilibrio entre los elementos que componen nuestra existencia.


Por ejemplo, equilibrio entre trabajo y descanso, entre familia y estudio, entre diversión y amistad, entre diferentes actividades de ocio, entre lectura y conversación y también equilibrio entre hablar y escuchar.


La meditación puede ser importante para lograr este equilibrio necesario cuando aparecen las tendencias del estrés y la fatiga.


Sentimos felicidad cuando tenemos éxito, en reuniones con amigos, en relaciones armoniosas con la familia.


Un problema frecuente durante la existencia y aparición de conflictos y cuando logramos solucionarlos, ello, nos alegra.


Los que no se resuelven requieren la iniciativa de una de las partes creíbles para actuar y contribuir a volver al estado relacional de calma.


Suelen ocurrir en familias y también en empresas, entre personas o incluso entre departamentos, siendo perjudiciales para el buen desempeño o las buenas relaciones.


Lograr el equilibrio en la vida no es una tarea sencilla, requiere organizarnos para buscar este estado y no dejarnos llevar por caminos indeseados, requiere cierta disciplina y fuerza de voluntad en el cumplimiento de nuestros diversos roles, como docentes, como estudiantes, como trabajadores, como padres. , como abuelos, como amigos, como deportistas, como parejas, e incluso como seres humanos en las relaciones con el mundo exterior.


Una vez alcanzado el equilibrio, alcanzaremos la felicidad, un estado formado por momentos que a veces son rápidos y fugaces.


Debemos tener cuidado de no confundir la felicidad con el dinero o las posesiones materiales.

La sensación de éxito de tu parte, eso sí, genera felicidad, y no necesariamente relacionada con la ganancia material.


A menudo nos encontramos con personas humildes que viven felices y contentas incluso con pocos recursos económicos.


La posesión de bienes o dinero le permite a uno obtener consuelo, pero no garantiza la felicidad.


Otra forma de encontrar la felicidad es cuando cumplimos las metas que nos propusimos.


Por ejemplo, alguien que se ofrece a ayudar ofrece mayor comodidad a los necesitados, y cuando su propósito o proyecto esté terminado, estarán felices con el logro.


Otra forma importante de lograr la felicidad es cuando nos esforzamos por ayudar a los demás, incluso si son miembros de la familia.


Un hermano con dificultades en algún momento de su vida, que necesite ayuda y ayudarlo, puede hacernos sentir satisfechos y felices.


También podemos sentirnos felices de dar la bienvenida a un ascendiente anciano sano en nuestro hogar, evitando enviarlo a un hogar de ancianos cuando enviuda. También estamos felices de habernos encontrado y compartido cuarenta no con amigos queridos que poco a poco nos dejaron en una edad avanzada.


Lo mismo ocurre cuando nos involucramos en un proyecto solidario o poder participar en un proyecto solidario en una ONG es motivo de felicidad.


Nos sentimos felices cuando recibimos mensajes de reconocimiento de amigos que leyeron nuestro libro y les gustó. Un gran motivo de felicidad y aún en mi juventud haber podido encontrar una pareja comprensiva y tolerante que ha sido mi esposa durante los últimos 66 años de nuestro matrimonio y que ha sido una parte importante en la construcción de nuestra familia.


Sin embargo, y sin lugar a dudas, encontramos la felicidad de haber construido una familia de la que estar orgullosos.


También por haber previsto las necesidades de las personas mayores y así haber creado un patrimonio que permite nuestra sostenibilidad, sin lujo ni dependencia.


Otro motivo de felicidad es haber escrito libros sobre el tema de mi especialización en la Universidad de San Pablo para el doctorado, haber impartido clases con mucho gusto durante veinticinco años y haber escrito dos libros sobre la vida, uno en 2001 y el último en 2021 y que ello, esté sirviendo de legado a los nietos


Una nieta estaba feliz de tener una cabra en su regazo y nuestro yerno, estoy seguro, se alegró cuando al cabo de un tiempo cuando se enteró de que logró sacar una piña de la jardinera de su departamento.


Pequeñas observaciones de la naturaleza, como observar atentamente la floración de los Ipês amarillos en la región u observar las azaleas en flor en el jardín, son motivo de alegría. Ser reconocido y recompensado y estar satisfecho con uno mismo es una forma de felicidad.



Como vemos, encontrar la felicidad no es una tarea difícil; es una suma de pequeños momentos que nos permiten, cuando nos detenemos a pensar, evaluar que nuestra vida fue una de logros, satisfacciones, alegrías, por tanto, que fuimos felices y tuvimos una vida plena.


Creo que después de leer el libro de Buda, el estado de felicidad permanente solo existe como un deseo, y quizás alcanzado por los monjes que viven meditando y buscando la superación espiritual.


También creo que para nosotros, simples mortales, los momentos de felicidad son estados mentales que nos hacen sentir satisfechos con nuestros logros y serían el camino para lograr una vida de felicidad.


Otra forma de alcanzar la felicidad y contribuir a la lucha por los derechos humanos, que se trata del respeto a todos los seres humanos, independientemente de su género, religión o color.


Pensando en las prioridades en una visión que podemos llamar visión de helicóptero, el principal objetivo de la vida sería ser feliz.


Practicar el altruismo, preocuparse por el bienestar de los demás, los sentimientos de compasión, hermandad, amor y cariño, que son los sentimientos con los que nacemos naturalmente, practicados siempre que sea posible, contribuyen a generar la satisfacción que genera la felicidad.


En el documento de trabajo anterior abordamos la insatisfacción y aparentemente puede ser una contradicción obtener la felicidad, pero no lo es, si entendemos que la insatisfacción es solo el estimulante para motivarnos a transformar la insatisfacción en logros que nos proporcionaron la felicidad después de ser ejecutados. .


La felicidad es un estado mental que evalúa nuestros logros, nuestro comportamiento durante la vida, como una especie de equilibrio periódico con mejores o peores momentos, en una forma de juzgar comportamientos, acciones y eso como suma y quizás con la ayuda del espacio para la meditación. el mayor o menor grado de felicidad en que nos encontramos.



El Dr. Piedrola (*) Dixit:

Querido Luis la felicidad es una hermosa percepción de la vida que la albergamos en nuestro interior como una filosofía de vida, muy feliz me hace contar con tú amistad de más de 30 años, mil gracias por ello.



(*) Dr. Piedrola es el seudónimo que Oscar Malfitano Cayuela (CEO de Alta Gerencia Internacional) utiliza en los distintos posteos del blog de AGI.