top of page
Buscar

Tiempos inciertos, Vidas inestables

por Bernardo Kliksberg (Director de Alta Gerencia Internacional y asesor de diversos organismos internacionales).




¿Cuáles son las consecuencias de la confluencia de las crisis actualidad?


El Informe Mundial de Desarrollo Humano (DH) 2022 hace foco en las crisis y por primera vez reporta que las cifras de los factores claves de desarrollo de la humanidad, cayeron en los dos últimos años 2020 y 2021; destaca:

“Vivimos menos años de edad, empeoramos nuestros niveles educativos, y se redujeron nuestros ingresos”.


El promedio de años de vida era 73 en el 2019, bajó a 71 en el 2021; con esta caída se perdieron los últimos 6 años de desarrollo humano y se volvió a los indicadores del año 2016.


Síntesis: Es la primera vez en los últimos 30 que el Desarrollo Humano bajó en lugar de avanzar.


La involución se extendió al 90% de todos los países, pero afectó en mayor medida a los más pobres; el PNUD dice al respecto:

“Se creó un contexto de incertidumbres sin parangón en la historia”.

Las perspectivas de progreso se deterioraron; el 50% de la población mundial ve que sus condiciones de vida no son mejores que las de sus padres, esta perspectiva también alcanza también a las personas que han logrado mayor educación que ellos; además el 40% considera que eso no se convirtió en mejoras concretas.


Sentimientos encontrados: Incertidumbre y temor


Seis de cada siete (casi el 90 %) personas, se sienten inseguras respecto a su futuro, se `perciben dosis inmensas de frustración y una gran tensión psicológica personal y social.

Ha crecido muy fuertemente el sentimiento de desconfianza hacia los demás; solo el 30% de las personas, cree que puede confiar en los otros; todo ello conlleva a fáciles polarizaciones, vulnerabilidad ante la desinformación y las conspiraciones, que los extremistas de ultradecha vuelcan en las redes sociales, para desacreditar la democracia, y promover los autoritarismos.


Regresividades:


La pandemia incidió agudamente, pero previamente a ella ya había una radicalización de las desigualdades que además, inciden en la lucha contra el virus.

La ciencia generó las vacunas necesarias, pero las diferencias en el acceso son y fueron muy acentuadas; según el PNUD actualmente el 71% de la población de los países ricos ha recibido por lo menos una vacuna, mientras que en los países de bajo desarrollo y pobres es solo el 21%.


Ambiente y medio, degradado con nuevos exiliados


La emisión de gases invernadero derivados de los combustibles fósiles sigue ascendiendo y los desequilibrios ecológicos aumentan; la vida es muy difícil en las áreas más afectadas y ello multiplica las grandes migraciones de exilados climáticos.


Equidad e igualdad de género


Los avances en género retrocedieron, por la gran pérdida de empleos y porque las mujeres en la pandemia tuvieron que asumir gran parte de la economía de cuidado de la salud, además en educación, millones de niños humildes perdieron años, o abandonaron la escuela por carecer de recursos para la virtualidad.


La guerra y la paz


A la pandemia y la emergencia climática se agregó la guerra de Rusia contra Ucrania, que junto a sus ingentes costos humanos, ha impactado la economía mundial, y ha disparado la inflación.


Propuestas de cambio


El Informe del PNUD: “Tiempos inciertos, vidas inestables…”,

Propone:

  • subir la cooperación internacional que bajó.

Destaca como ejemplo que:

  • el presupuesto del PNUD mismo se ha reducido y es equivalente al de la policía de New York.

Sugiere asimismo:

  • suprimir los subsidios a los combustibles fósiles para desincentivarlos, y dedicarlos (son 6.5% del PBM) al mundo pobre.

Pide:

  • instituir ya un ingreso mínimo universal que ampare a los sectores más golpeados.

Exige:

  • más inversión en educación y energías alternativas, más seguros, y más innovatividad.


Todo es posible, nada es imposible.


Los países líderes en Derechos Humanos, como Suiza, Noruega, e Islandia, impulsan y hacen lo precedentemente mencionado; también lo llevan a cabo, pequeñas naciones de gran empuje como Israel, Nueva Zelandia, y Costa Rica.


Ciencia, conciencia y acción



Las respuestas a los dramáticos problemas que afligen a grandes mayorías deben ser colectivas para ser viables; ante tanto sufrimiento social el tiempo apremia.








Texto Original: Dr. Bernardo Kliksberg

Adaptación Editorial autorizada por Bernardo Kliksberg: Oscar Malfitano Cayuela

Ilustración: Pixabay



Comentario de Oscar Malfitano Cayuela CEO de AGI


Mucho agradezco al Maestro y amigo Dr. Bernardo Kliksberg sus continuos y desinteresados aportes que realiza para la “Columna Kliksberg”, desde hace más de 30 años nos acompaña con su conocimiento y nos ayuda a seguir marcando tendencias; pasa el tiempo y seguimos alineados en los deseos y contribuciones que realizamos a través de Alta Gerencia Internacional.



Con el permiso y confianza que nos une con Bernardo, me permito hacer algunos comentarios a título personal, que están reflejados en muchos de los posteos que realizo en mi columna del Dr. Piedrola, luego de leer estas últimas novedades que ilustran el comportamiento humano en sus interrelaciones sociales, económicas, culturales y políticas, no siento temor, sino dolor por el accionar de nuestra especie, queda de manifiesto que la escalera mecánica ascendente de la educación a pesar de tanta tecnología, perceptualmente ingresó a un espiral inicialmente decadente, debemos repensar y reconstruir lo que hicimos mal, para evitar que la decadencia se transforme en tendencia y no se transforme en un huracán “Ian educativo” y destruya la ilusión de crecer como personas educadas y adecuadamente alimentadas.

Mis sentimientos al igual del de otras muchas personas, están desencontrados, confundidos, pero no debemos perder la esperanza de construir un futuro mejor, depende de nosotros, de cambiar modelos mentales y accionar en consecuencia, privilegiar la esperanza por sobre el temor, la autoconfianza y la empatía por sobre el egoísmo.



Es la concientización ambiental: “Estúpido” diría Piedrola, agregando más contenido a esa frase célebre de “es la economía estúpido” , poner en práctica los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable de ONU), dejar de mirar para otro lado mientras el mundo se incendia y nos quedamos mirando los globos que enviamos al cielo. comprometiéndonos concientemente para relacionarnos mejor entre nosotros y con el ambiente, para educar ambientalmente en todos los niveles de educación y cumplir con las leyes y actuar en consecuencia.


La ciencia cumplió su función, desarrolló las vacunas, la inconciencia humana creó la pobreza y la desigualdad, solo la conciencia humana puede remediar esta inconciencia.

Todo es posible, nada es imposible, hay que arreglar los fusibles del corazón y volver a conectarlos con los del cerebro, para que la corteza cerebral reprograme sus acciones y que las neuronas espejo transmitan sus ondas cerebrales a otros cerebros (humanos y artificiales) la necesidad de cambio, para que el cerebro límbico emocional mejore los niveles de dopamina, serotonina y oxitozina, impulsando a los sentimientos de alegría para que se comuniquen con nuestro cerebro primario y primitivo para enfrentar el miedo y hacerle saber que la supervivencia humana que hoy está en peligro, superará está instancia con esperanza de que todos juntos podemos construir un futuro mejor; la recursión es posible.


Para más información ver www.altagerenciainternacional.com/blog

Comments


bottom of page